Mas consejos para tener éxito

Es muy importante dedicarte a lo que te apasiona pero también saber “sufrir”, saber esforzarte y hacer lo que te toca hacer en el momento que tienes que hacerlo, te apetezca o no. Tomando en cuenta que la clave del éxito no llega a tu puerta, debes salir a buscarla.

La clave del éxito

Se suele decir que la clave del éxito es hacer lo que te apasiona, pero eso puede llevar a ser un poco auto-complaciente y hacer sólo aquello que nos gusta, que nos apetece.

Posponer lo difícil, posponer pensar (en el sentido profundo del término), posponer las decisiones complicadas, o aquello que te da miedo o inseguridad, es lo que te mantendrá en la mediocridad.

Piensa por ejemplo en un futbolista de élite como puede ser Messi o Cristiano Ronaldo. Son son jugador3s con un talento natural desmesurado (quizás uno más que el otro), pero los dos, si no se esforzaran totalmente y entrenaran todavía cuando no les gusta, no estarían donde están.

[email protected] en un atleta o un ciclista profesional, que sale a entrenar llueva o truene. Para el campeón no hay excusas. Puedes pensar que ser exitoso con tu negocio haciendo sólo lo que te gusta y lo que te apetece. Sabiendo que lo importante y difícil tendrá que esperar a que se alineen los planetas para que a su excelencia le apetezca, entonces ten por seguro que no lograrás nada grande, primero porque en un negocio siempre habrá muchas tareas o decisiones difíciles que hay que saber enfrentar en el momento adecuado para un correcto crecimiento, y porque del otro lado, en tu competencia, habrá gente que continuamente estarán mejorando y trabajando duro.

Tenlo presente, para que cada vez que algo te de pereza, una alarma se despierte en tu mente y te diga: Si haces esto ahora, estarás más cerca de tus objetivos. No pongas excusas y hazlo.

Hay que estar muy enfocado, con determinación


Del mismo modo, puedes tener una energía muy fuerte, ser dominante, y ser incluso un buen líder, que mueves a otras personas, que te siguen. Porpero si tu energía no la tienes bien orientada, te dispersarás y te costará llegar a tus objetivos.


Se podría hacer una metáfora con la luz. La mayoría de personas son como una bombilla, algunos emiten a 50W, otros a 100W, otros a 150W… pero su luz es dispersa. Emiten una luz más o menos fuerte pero con poco alcance.

Para llegar muy lejos, necesitas concentrar toda tu energía en un punto, como si fueses un láser. Ahí es cuando podrás llegar incluso a la luna con tu luz.

Ser enfocado se puede entrenar. En mi caso siempre he sido de que se me ocurran diversas ideas y me dejo llevar por el entusiasmo inicial de la novedad. Poco a poco fui aprendiendo que diversificar siendo emprendedor, es un suicidio. Diversificar está bien cuando eres inversionista, pero no cuando eres emprendedor.