conoce mas de economía personal

Una parte importante de los debates y las discusiones económicas se centran en temas de carácter macroeconómico, o al menos nacional. Estamos hablando de la seguridad, de más grande elasticidad, de desarrollo, de empleo, de los principios de la prosperidad. Economía personales es obligatorio en la vida.

No obstante, en el fondo, la economía es acción humana. Es la especialidad que nos comunica sobre como hacer mejor nuestra circunstancia frente le inconveniente humano de la escasez. Por esto, principios que tienen validez a nivel general tienen que tener una contraparte. Además de la misma validez, a nivel efectivo personal. En otras expresiones, deberían existir una sucesión de principios de prosperidad personal, derivados la costumbre diaria de escoger entre una cosa y otra. El criterio de “valor de ocasión” tiene más grande importancia, a lo mejor, a nivel de la gente, más que de las naciones.

Lógica Económica

Tanto la lógica económica, como la vivencia de casos contemporáneos, arrojan valiosas enseñanzas sobre el origen de la riqueza de las naciones de esta forma como las fuentes de la prosperidad. Los países que se aproximan más a los principios de derechos de propiedad, de seguridad monetaria, de independencia económica, del imperio de la ley. Los cuales tienden a crear una gama más extensa de oportunidades económicas para sus ciudadanos. No representan una fórmula mágica, pero sí nos ofrecen un marco institucional dentro del cual cada uno, como sujeto, puede cosechar los frutos de su esfuerzo personal, de su mérito propio.

Principios de prosperidad

En este ámbito, ¿cuales son los principios de prosperidad personal? Por un lado, debemos conocer nuestra virtud comparativa. Tenemos la posibilidad de ser buenos para llevar a cabo más que sólo una cosa, pero una la tendremos la posibilidad de llevar a cabo “más mejor” que la otra. Hay que identificarla. Ello nos transporta a desarrollar interdependencias económicas con los individuos de nuestra red social. De igual modo, tenemos que ser empresariales.

Debemos conocer superiores maneras de llevar a cabo las cosas, de “economizar.”. Esta energía la observamos más, aunque en forma desviada y distorsionada, en la economía informal, a nivel mundano, que entre los mercantilistas de la economía formal, donde el incumplimiento de contratos, el clientismo político, y la custodia de mercados cautivos, son la fuente de un perverso juego de suma-cero, y de discriminación jurídica.

Consejos de Economía personales

Hay otros principios de economía personales, donde las amas de casa, entre otras cosas, parecerían entender más que nuestros consagrados políticos: entre otras cosas, hay que gastar menos de lo que generamos El ahorro es custodia, pero además fuente de prosperidad. Debemos de recurrir al financiamiento sólo cuando sea primordial, y en forma prudente; a toda costa, debemos evadir deuda de las tarjetas de crédito. Algún programa de ahorro personal, asi sea reducido o grande, debe explotar la fuerza del interés compuesto-el desarrollo de ganancias usando la capitalización sobre intereses. De igual modo, debemos evadir poner todos los huevos en una canasta. La diversificación es la preferible opción, en todo el país, pero además, o de manera más importante, a nivel personal.

No hay varitas mágicas de prominente desarrollo. Tenemos que ser precavidos de promesas que nos proyectan altísimos retornos con bajo compromiso. A más grande retorno, más grande compromiso. Hay que hallar el balance entre los dos. Frente todo, debemos comunicar estos principios de la lógica económica personal a nuestras futuras generaciones. Es nuestro granito de arena en la inversión en capital humano.