TU PRIMER CRÉDITO: ¿CÓMO SENTIRTE SEGURO AL SOLICITARLO? de manera sencilla

Si estás iniciando tu vida en el mundo de los créditos o estás pensando seriamente solicitar uno, este blog te va a ayudar a que te sientas seguro al momento de elegir y comenzar a utilizar tu primer crédito.

Comencemos por lo básico, ¿qué es un crédito y qué tipos de crédito existen?

La palabra crédito deriva del latín credititus, que significa ‘confianza’. Ya que es una operación de financiación a través de la cuál una persona y/o institución, llamada acreedor. Esta presta una cierta cantidad monetaria a otra persona, llamada deudor, quien desde ese momento se compromete con el acreedor a retornar esa cantidad solicitada, en el plazo estipulado, más una cantidad adicional que son los intereses.

Ahora hablemos sobre los tipos de crédito más comunes y los que a ti te pueden interesar como opción para tu primer crédito.

Crédito personal: Es el préstamo que realiza una entidad financiera a una persona, es decir, si tienes 18 años puedes ir a solicitar un crédito de este tipo.  En cada entidad financiera sus términos y condiciones son diferentes pero sin duda puedes encontrar alguno que se adapte a tus necesidades.

No tienen que tener un destino en específico, cuenta con un plazo de vencimiento, se estipula la tasa de interés, se establecen las comisiones y todo esto queda asentado previamente en un contrato para que las dos partes del crédito se vean beneficiadas y respaldadas.

Tu primer crédito revolvente: 

Mejor conocido como tarjeta de crédito, y consta de una línea de crédito o monto, previamente autorizado por el banco otorgante. 

Este crédito puede utilizarse una y otra vez, siempre y cuando se liquide el total de tus compras a fin de mes, antes de que termine la fecha de pago; en caso contrario, tendrás que pagar intereses y tu crédito no estaría “totalmente liberado” para compras futuras.  En otras palabras, el crédito disminuye conforme se va utilizando y aumenta conforme se va pagando.

Como ejemplo, diremos que acabas de activar tu tarjeta de crédito y tu límite de crédito son $10,000. Compras un nuevo celular con tu tarjeta que cuesta $5,000, por lo que tu línea de crédito se ha reducido a $5,000. Si a fin de mes pagas el total de tu saldo, nuevamente tendrás la línea de crédito completa.

Crédito Prendario: Este crédito se otorga a cambio de una prenda, es decir un mueble registrable, como son joyas de oro y plata, electrónicos, herramientas, equipos celulares y de computo, automóviles, entre otros. Se le conoce comúnmente con el término “empeñar” y la mayoría de las personas lo utilizan para salir de un apuro financiero.  

Que se debe tomar en cuenta

Debes tener en cuenta que un evaluador será quien determine el monto que se te puede prestar a cambio de tu prenda. Se acordará el plazo, días de pago y la tasa de interés que estarás pagando.

Crédito de financiamiento colectivo. Este crédito es un modelo nuevo y novedoso. El cual ha surgido a raíz de que cuando una institución financiera no otorga el crédito solicitado. Las que personas recurren a sus familiares y/o amigos para solicitar el dinero. Es por ello que en Prestadero creamos PrestaPal, a través del cuál tu crédito puede ser fondeado por tus propios amigos y familiares, con la ventaja de que tus pagos son reportados a buró de crédito y esto, te ayudará a poder acceder a otros productos financieros como los arriba mencionados.

Después de todo este breviario cultural, he aquí algunos tips que te ayudarán a sentirte seguro contigo [email protected] para elegir y solicitar tu primer crédito:

1. Saber a conciencia la finalidad de tu primer crédito y el monto que requieres

¿Para qué vas a solicitar ese crédito que tanto quieres y estás buscando?

Este es un buen punto de partida, pues te ayudará a elegir entre los diferentes tipos de crédito que existen, basándote en el objetivo que deseas alcanzar ya sea a corto, mediano o largo plazo. Así tendrás un plan de acción mejor definido, desde la cantidad que requieres hasta el plazo diferido y los pagos que deberas realizar mes con mes.

2. Investiga y compara entre diferentes opciones. 

Es importante que revises con atención cuestiones como la tasa de interés, el CAT anual. Si en caso de tarjeta de crédito la institución te cobrará comisión por no usarla durante cierto tiempo y si también existe cobro de anualidad por tener esa tarjeta. 

Existen comparadores en internet como Kardmatch, Rankia, Coru, Credy, iKiwi o Comparador Financiero, por mencionar algunos.

3. Incluye el pago de tu primer crédito en tu presupuesto

Es importante que tratándose de tu primer crédito, organices muy bien tus finanzas para evitar que te endeudes de más, dejes de pagar el crédito. La tasa de interés te coma [email protected], y tu historial crediticio tenga una mancha negativa. Ya que la organización será crucial en este capítulo de tu vida, no sólo para poder generar un historial crediticio sano, sino para poder construir unas finanzas personales.

Con todo esto, ya estás [email protected] para solicitar tu primer crédito, tomando la mejor decisión.